Las principales diferencias entre católicos y protestantes

2020-07-16

our father

En el cristianismo, el amén ocupa una posición central pero a menudo espontánea al final de las oraciones o como una expresión personal de afirmación de las palabras de otra persona durante un sermón u otro discurso religioso. En el judaísmo, los feligreses dicen amén en respuesta a las palabras del rabino horarios de misas en usa o líder espiritual. El término aparece como parte de varias oraciones judías. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestra deuda como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del maligno; porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos …

La oración se presta a ambas interpretaciones, y la existencia de diferentes traducciones y los problemas inherentes al proceso de traducción plantean más preguntas. En el caso del término pan de cada día, por ejemplo, la palabra griega epiousion, que modifica el pan, no tiene paralelos conocidos en la escritura griega y puede haber significado “para mañana”. La petición “Danos hoy nuestro pan de cada día” puede, pues, recibir la interpretación escatológica “Danos hoy un anticipo del banquete celestial que vendrá”. Esta interpretación es apoyada por versiones etíopes y por la referencia de San Jerónimo a la lectura “pan del futuro” en el Evangelio perdido según los Hebreos.

Ore para que el cuerpo de su iglesia local busque el rostro de Dios

Cuán específica es la instrucción de Jesús es un tema de debate. La oración que sigue ha sido repetida palabra por palabra miles de millones de veces, pero algunos eruditos creen que Jesús estaba aquí dando una guía general sobre lo que deben contener las oraciones en lugar de una oración específica. El hecho de que el Nuevo Testamento ofrezca otras oraciones, incluida una similar en Lucas, es una indicación de que se aceptan diferentes redacciones. El Nuevo Testamento también informa que los discípulos de Jesús oraron en varias ocasiones, pero nunca los describe usando esta oración.

El Padre Nuestro es esencial para la liturgia de la Iglesia, ya que es una parte integral de la Misa o Divina Liturgia y los Sacramentos del Bautismo y la Confirmación. Descubra por qué gloria rezo los cristianos van a la iglesia y por qué oramos. Doxología El final de un himno u oración tradicional, dando u ofreciendo gloria a Dios, normalmente como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Los eruditos bíblicos no están de acuerdo con el significado de Jesús en el Padrenuestro. Algunos lo ven como “existencial”, refiriéndose a la experiencia humana presente en la tierra, mientras que otros lo interpretan como escatológico, refiriéndose al reino venidero de Dios.

La interpretación escatológica sugiere que el Padre Nuestro puede haber sido usado en un escenario eucarístico en la iglesia primitiva; la oración se recita antes de la Eucaristía en la mayoría de las tradiciones cristianas. Sin embargo, el llamado Seminario de Jesús, que se reunió en Atlanta el pasado fin de semana, también decidió que las frases “santificado sea tu nombre.

our father

Porque si perdonas a otros por sus ofensas, tu Padre celestial también te perdonará a ti; pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas. Porque Tuyo es el Reino, y el Poder, y la Gloria, por siempre. Los primeros manuscritos del Evangelio de Mateo no contienen esta frase, pero se encuentra una forma en la Didaché, la Divina Liturgia Bizantina de San Juan Crisóstomo, la Misa Católica y la Biblia King James autorizada de 1611. Conocida como la Doxología final, retoma las tres primeras peticiones a nuestro Padre.

our father

Nada nos resultaría útil en última instancia si fuera en contra de su voluntad, incluso si es lo que queremos. El versículo comienza con una instrucción para orar de la siguiente manera. Esta apertura deja en claro que esta no es una oración que debe dar el mismo Jesús, sino que debe ser dicha por sus seguidores. Esto es importante para la teología cristiana, ya que la oración menciona el perdón de los pecados y se considera que Jesús no tiene pecado.

En respuesta a la petición de sus discípulos “Señor, enséñanos a orar”, Jesús les da la oración cristiana, el Padre Nuestro, la oración de esperanza. La oración del Señor significa que la oración a nuestro Padre nos la enseña y nos da el Señor Jesús. Jesús se presenta a sí mismo como nuestro modelo y nos invita a ser sus discípulos y seguirlo; al humillarse, nos ha dado un ejemplo a imitar. El Nuevo Pacto practica la limosna, la oración y el ayuno; su oración es el “Padre Nuestro”.

Con el “Amén” final, que significa “Así sea”, ratificamos lo que está contenido en la oración que Jesús nos ha enseñado. Venga Tu Reino El Reino de Dios se acerca en el Verbo Encarnado, y ha llegado en el Misterio Pascual de Cristo: su Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión Gloriosa. El Reino de Dios está en medio de nosotros en la Eucaristía. “Venga tu reino” en el Padrenuestro se refiere principalmente a la venida final del reino de Dios a través del regreso de Cristo. Esta segunda petición reza por el crecimiento del reino de Dios en el “hoy” de nuestra vida, dando fruto de nueva vida en las Ocho Bienaventuranzas de Jesús.

Palabra del DIA

Escuché hablar a David Currie, él es el autor de Born Fundamentalist, Born Again Catholic. Dijo que, como protestante, nunca podría rezar esta oración y que a su padre le dieron la oración en una placa para colgarla en su casa y se negó a colgarla y no debía rezarla. La razón es que algunos protestantes la virgen de guadalupe son “una vez salvo, siempre salvo”, como creía el padre de Currie. Entonces, en el Padre Nuestro, donde dice “empañen nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los demás”. Ya que una vez son salvos, siempre son salvos, no creen que tengan que perdonar a otros para ir al cielo.

  • Pedir perdón a Dios era un elemento básico de las oraciones judías (por ejemplo, el Salmo 51).
  • Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; Venga tu reino; Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
  • No puedo decir suficientes cosas positivas sobre este sencillo libro.
  • También se consideró apropiado que las personas perdonaran a los demás, por lo que el sentimiento expresado en la oración habría sido común en la época.
  • Por tanto, la interpretación generalmente aceptada es que la petición es el perdón de los pecados, no los supuestos préstamos concedidos por Dios.

Por lo tanto, oramos para que el nombre de Dios sea honrado y santificado. Luego oramos para que su voluntad se haga tan perfectamente entre nosotros en la tierra como sus ángeles la cumplen en su reino celestial. No tendría sentido orar a menos que quisiéramos que se hiciera la voluntad de Dios.

Otras palabras de Hallowed

our father

perdónanos nuestras deudas ”reflejan fragmentos de las oraciones del Jesús histórico. Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Porque tuyo santa misa es el reino, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos. En primer lugar, esta oración nos enseña que debemos desear la gloria y el honor de Dios como la primera intención de nuestra oración, sin importar por qué estemos orando.

Realiza un comentario